Di 'STOP' al envejecimiento prematuro.

La polución, junto con otros factores ambientales y nuestros estilo de vida, acelera el envejecimiento de nuestra piel y produce la aparición de radicales libres.

Un tratamiento facial específico, junto a una rutina de limpieza adecuada a nuestro tipo de piel, puede contrarrestar esos daños, ayudar a reparar y regenerar las estructuras cutáneas, y contribuir a la recuperación de la elasticidad y firmeza.

Ayuda a tu piel a mantener un aspecto joven y saludable cuidándola desde dentro y desde fuera. Bebe mucha agua, haz una dieta equilibrada, evita el alcohol y el tabaco y realiza deporte dos o tres veces por semana.